Objetivos e importancia de la auditoría administrativa

El objetivo primordial de la auditoría administrativa consiste en descubrir deficiencias e irregularidades en alguna función del organismo social examinado e indicar sus probables correcciones.

En otras palabras, el objetivo básico es ayudar a la dirección superior, a fin de que logre una administración eficaz y eficiente.

La intención de la auditoría administrativa es examinar y evaluar los métodos y desempeño en todas las áreas y valorar el panorama administrativo (lo apropiado de los objetivos y planes, políticas y procedimientos, organización, recursos, exactitud y confiabilidad de los controles, etc.).

En términos generales, la auditoría administrativa nos proporciona una evaluación cuantificada de la eficiencia con la que cada órgano de la institución desarrolla sus funciones administrativas y las diferentes etapas del proceso administrativo.

En otras palabras, nos presenta un panorama administrativo general de la institución auditada y señala aquellas áreas cuyos problemas exigen una mayor atención de parte de la dirección del organismo.

Objetivos secundarios

Como objetivos secundarios de la auditoría administrativa, podemos considerar los siguientes:

a) Determinar las áreas que requieren economías o prácticas mejores, y valorar su repercusión en el funcionamiento total del organismo.

b) Descubrir las causas de una baja productividad a fin de facilitar una acción dirigida que la aumente.

c) Auxiliar en la determinación de la amplitud, variedad y localización de los métodos de control.

d) Ayudar a la determinación de métodos deficientes, precisar pérdidas y deficiencias y, en su caso, resaltar oportunidades.

e) Verificar la habilidad administrativa de la dirección y el grado máximo en que los resultados se asemejen a los objetivos.

f) Descubrir las deficiencias que limitan el desarrollo de las organizaciones.

La “importancia” de estos objetivos secundarios estriba en los estudios que se realizan para determinar las deficiencias e irregularidades, las causantes de dificultades, sean actuales o en potencia, los descuidos, fallas, errores, desperdicios exagerados y una falta general de conocimiento o desdén de lo que es una buena organización.

Podemos decir que la auditoría administrativa es un análisis de las funciones administrativas y su interrelación; va más allá dela función contable para incluir la administración, las operaciones, las funciones, el personal, y para mejorar la administración aplicada,

al descubrir las deficiencias que limitan el desarrollo del organismo social, mediante el análisis de una manera racional y en lo posible objetiva de todas y cada una de las funciones operativas que se realizan en el organismo.

Es muy probable que una sola función operativa mal ejecutada mantenga en un nivel inferior a todo el organismo, por lo tanto hay que procurar un desempeño equilibrado en todas las funciones, a fin de que se pueda elevar algunas de ellas sobre el nivel general de operación, aparte de que puede ser oneroso no mejorar el trabajo del conjunto de las funciones.

Una auditoría administrativa puede abarcar totalmente a un organismo social o a uno de lo, componentes de su organismo, así como también a algunos de los objetivos que se hayan planeado de antemano.

Fuente: Apuntes de Auditoria de la Unideg

Etiquetado con:
Publicado en: Ciencias administrativas