Requerimientos para una discriminación rentable de precios

Hay dos condiciones necesarias para una discriminación rentable de precios. Primero, la empresa debe ser capaz de segmentar el mercado para un producto; es decir, identificar submercados y evitar transferencias entre clientes en diferentes submercados.

Cuando se hace lo anterior, la empresa puede aislar un grupo de compradores de otro. Si esto es posible, la empresa puede vender a un precio a unos compradores y a otro precio a otros compradores, sin la posibilidad de que existan interposiciones entre mercados.

Segundo, debe haber diferente elasticidad de precio con respecto a la demanda del producto en los diversos submercados. A menos que las elasticidades de precio difieran entre los submercados, no tiene caso la segmentación del mercado.

Con elasticidades idénticas, la política de precios de incrementación de las utilidades implica que se cargue el mismo precio en todos los segmentos. Este punto se discute en una sección posterior.

Fuente: Apuntes de Economía administrativa de la Unideg

Etiquetado con:
Publicado en: Ciencias administrativas