Confección de lencería y corsetería

Cuando hablamos de ropa interior para dama hablamos de artículos suaves, ligeros de peso, atractivos, de cuidado mínimo, que no son abultados y que se ajustan a la línea de las prendas de uso externo. Las prendas de ropa interior no deberán adherirse o pegarse a la ropa de uso externo ni subirse o torcerse. La talla es también un factor en la comodidad. Una prenda deberá ser fácil de poner, deberá mantenerse en su lugar, no deberá restringir ningún movimiento, deberá entallar llanamente y no deberá ser irritante.

Los puntos principales que deben observarse para juzgar la destreza de la confección de una prenda de ropa interior son los siguientes:

1. El corte de la prenda.
2. El acabado de las costuras.
3. La aplicación de los adornos.

La clasificación de lencería y corsetería incluye fon dos, camisones, batas pijamas brassiers, fajas de cintura, corsés y pantaletas. Las mujeres que se fijan en la importancia de la línea y del entallamiento de su ropa de uso externo, pero comparativamente pocas mujeres se dan cuenta que el entallamiento de un vestido puede mejorarse mediante una prenda de base entallada con toda perfección. Los artículos de vestir que controlan y soportan la figura se clasifican especialmente como prendas de base.

Las prendas que son destinadas para soportar, se hacen cuando menos con una porción de cintas de caucho, látex, o expandes. Algunas fajas son hechas totalmente de expandes o redecilla de fuerza.

Ciertas fajas con piernas pueden llamarse faja pantaleta. Una faja con un brassiere unido puede llamarse corsés. Las fajas de soporte abdominal tienen un ligero emballenado (soporte) al frente, a los lados y en la parte posterior. Pueden ser de tejido de punto elástico.

Los brassieres, diseñados para diversos tipos de figura en longitud, talla de busto y características para control y adelgazamiento pueden ser artículos de vestir que se presentan separados o formando parte de un corsette.

Hay dos tipos de pantaletas: a las que se ha provisto de elasticidad y las que no tienen esta propiedad. El último tipo con piernas rectas o acampanadas en variadas longitudes, se hacen de tricot de acetato o de nylon, mezclas algodón / poliéster y crepé. Este tipo viene en las siguientes tallas:

Las pantaletas cortas, pueden o no ser elásticas. Se hacen de tricot a prueba de carreras de acetato, de algodón y de mezclas de algodón, de nylon estrech, de malla y de tricot elástico de nylon o de acetato. Las tallas son chicas, medianas, grandes y extra grandes.

En su confección las costuras deberán ser del mismo ancho, las costuras angostas se consideran de más refinamiento. No deberá haber fruncimientos, ni filos rasgados; ni puntos abultados o hilos sacados. Se considera que son mejores los dobladillos enrollados a mano que los que se hacen a máquina. Los adornos tales como encajes, bordados o aplicaciones, deberán estar unidos con firmeza a la prenda. La durabilidad comprende no solamente la habilidad en la confección sino también la calidad de la fibra, hilo, tejido y acabado de la tela.

Los estilos en el corte de la ropa interior varían, como los tipos de materiales usados.

Algunas de las prendas que se confeccionan como ropa interior para dama son pantaletas, calzón corto, camisones, pijamas, pantaloncillos, enaguas, fondos, medios fondos y brassiers.

Las telas comúnmente usadas para ropa interior por lo general son:

1. Rayón acetato, nylon, otros sintéticos, telas elásticas, en mezclas o combinaciones.

2. Cualquier clase de tela de peso ligero de algodón o mezclas en tejido plano o en tejido de punto.

Entre las telas generalmente usadas para ropa interior de nylon se incluyen: nylon tricot, malla, crepé y satín. La segunda clasificación incluye batista, malla y popelina. Actualmente también se utilizan encajes de poliéster y encajes con hilos de espandex (encaje elástico).

Las telas de algodón para las prendas de base son pre encogidas procesándolas con agua y vapor de tal modo que no pueda esperarse un encogimiento residual de más de tres cuartos del 1% en su longitud o a lo ancho. Aun las telas elásticas es lavan completamente en el proceso de acabado para limitar el encogimiento.

El cuidado de las prendas de lencería y corsetería es muy fácil, puesto que se lavan a mano con agua a temperatura ambiente y evitando utilizar blanqueadores.

El algodón en las prendas más pesadas es abultado y no moldea una línea de caderas como lo hacen las telas más adhesivas de seda, rayón, acetato o nylon. Aun cuando las prendas de lino se lavan bien, es una fibra cara en sus grados finos y se aplastan fácilmente; por lo tanto, el lino raramente se usa para ropa interior.

En los climas más fríos puede usarse lana en tejido de punto y en prendas de dormir, aun cuando el encogimiento en el lavado puede ser un problema. Seda, rayón acetato, nylon y espandex son muy fáciles de lavar en una lavadora automática. El nylon nunca deberá secarse sobre radiadores calientes. Si la apariencia del nylon se puede mejorar el planchado, fíjese el control de temperatura en nylon y plancharse la tela ligeramente, bien sea mojada o seca. El nylon blanco puede blanquearse con removedor de color. O con el uso frecuente de polvos blanqueadores.

La ropa interior hecha en parte de nylon, deberá cuidarse como si estuviera hecha enteramente de la otra fibra componente, que podría ser rayón, seda o acetato.

Se recomienda no retorcer o hacer girar las prendas de nylon para secarlas, sino colgarlas para secarlas goteando después de enjuagarlas y alisar las costuras y arrugas. No se requiere plancharlas. La estabilidad dimensional de los fondos y batas de tricot de nylon ahora son firmes al lavado debido al termo fijado. Los pliegues son permanentes por la misma razón.

Fuente: Apunte de Confección de ropa dama de la Unideg

Etiquetado con:
Publicado en: Ocupaciones y oficios