Método de estudio del paciente con talla baja

La historia clínica debe estar orientada a investigar:

Patologías del embarazo, ingestión de drogas en este período, estado nutritivo materno, tipo de parto. Antecedentes de peso y talla de nacimiento y patología perinatal.

Historia nutricional y mórbida del paciente, uso de medicamentos, desarrollo psicomotor.

Edad de aparición del retardo de crecimiento, en lo posible confeccionar una curva de crecimiento retrospectiva para detectar el inicio de la desaceleración.

Antecedentes familiares: talla de ambos padres y hermanos e investigar sus respectivas edades de inicio puberal.

Patologías familiares tales como retraso de talla, alteraciones óseas, enfermedades genéticas o endocrinas. Evaluar el ambiente psicosocial de la familia.

En el examen físico dirigidamente, se debe:

– Efectuar evaluación antropométrica (peso, talla, circunferencia craneana, SS/SI, envergadura).
– Buscar estigmas genéticos o facies características.
– Buscar evidencias de disfunción endocrina (hipotiroidismo, hipercortisolismo, déficit de GH), realizar examen de fondo de ojo.
– Determinar grado de desarrollo puberal según el método de Tanner.
– Estimar la carga genética.
– Estudio de laboratorio: se orientará de acuerdo a la sospecha clínica.

Para los retrasos de talla severos (bajo 3 desviaciones estándar) o bien con velocidad de crecimiento bajo p10 de la curva de Tanner, y sin orientación diagnóstica se sugiere el siguiente estudio:

Sangre: hematocrito, creatinina, gases venosos, Na, K, CI, calcio, fósforo, fosfatasas alcalinas, albúmina, anticuerpo antiendomisio y/o antigliadina, T4 libre TSH, IGF-1, IGFBP-3.

Orina: orina completa, pH urinario en ayunas.

Radiografía de carpo, para edad ósea.

– Si es niña: cariotipo.

Fuente: Manual de pediatría por la Dra Andreina Cattani O. de la escuela.med.puc.cl

Publicado en: Medicina y salud Etiquetado con:
who's online