La clase tradicional

Comencemos con un importante ejemplo de un modo de enseñanza aprendizaje clásico: la clase tradicional en base a disertaciones. En el modelo clásico, el docente habla y los estudiantes escuchan. Como en otros casos de comunicación oral, el docente se apoya en elementos no verbales como el tempo del discurso, la dinámica de la voz, las expresiones faciales, la gesticulación y los movimientos corporales.

Estas herramientas de la retórica se utilizan para expresar algo, para transferir información (incluyendo información emocional y estética), para atraer y mantener la atención de los estudiantes, impresionarlos e involucrarlos.

Los docentes se encuentran de pies o sentados frente a los alumnos; esto les permite detectar señales de interés o de falta del mismo u otras emociones, y utilizar esta retroalimentación (en general no verbal) para afinar su disertación.

La retroalimentación que brindan los alumnos puede ser oral o escrita (en forma de notas que se entregan al docente). Dependiendo de las reglas del docente, los estudiantes pueden hablar durante la clase o sólo al final de la misma.

Esta participación suele tener limitaciones de tiempo y forma; los estudiantes tienden a hacer únicamente preguntas cortas. Los docentes también hacen preguntas a los alumnos, en ocasiones esperando una respuesta no verbal claramente visible, como cuando se les dice “Por favor levanten la mano los que saben quién es Newton”.

Las ventajas de este modelo tradicional de enseñanza y apren-dizaje son:

• Un único docente se dirige a muchos estudiantes, lo cual es una forma económica de educar a toda la población y no apenas a una élite.

• Los docentes pueden, en cierta medida, reaccionar ante el comportamiento de los alumnos adaptando su forma de hablar, y (en menor medida aún) reaccionar ante el comportamiento individual de un estudiante, dirigiéndose brevemente a él y brindándole una explicación particular u otro tipo de respuesta.

• Hasta cierto punto, los estudiantes pueden compensar la falta de comprensión, o de comunicación efectiva del mensaje, haciendo preguntas.

Las desventajas del modelo de clase tradicional son las siguientes:

• fomenta el aprendizaje pasivo;

• permite una atención individualizada muy escasa; e

• impide una buena comunicación no verbal, debido al uso limitado de los sentidos y de los canales de percepción humana.

¿Qué tecnologías se utilizan en la clase tradicional? ¿Qué derivados de las mismas tenemos actualmente o podemos esperar que surjan en el futuro?

El canal de información que más se utiliza en las clases tradicionales es el canal auditivo. Por supuesto, es posible utilizar de forma más efectiva la voz humana, muchas veces gracias a la tecnología.

Por ejemplo, una persona puede aprender a proyectar la voz ante un público de 100 a 200 alumnos; el diseño adecuado del auditorio puede contribuir a mejorar la acústica para que la voz llegue a todos los oyentes; los micrófonos, los amplificadores y demás equipamiento pueden aumentar el volumen y mejorar la calidad acústica de la voz; los estudiantes pueden también usar micrófonos para hacer preguntas, etcétera.

Pero instalar equipos de audio en un salón grande o en un auditorio puede ser una tarea tan sofisticada que requeriría los servicios de un profesional. Un punto importante es colocar los altavoces (las fuentes del sonido) de modo tal que los estudiantes tengan la impresión de que el sonido proviene del orador, esto es amplificar dos canales de información diferentes de forma independiente, sin que se mezclen y se confundan.

Para usar un micrófono es necesario saber colocarse en la posición correcta, ni tan lejos como para que no se escuche, ni tan cerca como para que se distorsione la voz. Aunque parezca extraño, pocas personas saben manejar correctamente un micrófono, por lo que con frecuencia el sonido en las clases no es bueno.

Los micrófonos inalámbricos son útiles para moverse de un lado a otro del salón o para pasar el micrófono entre distintos participantes. Usar micrófonos de clip pequeños y livianos es una opción que soluciona el problema de la posición correcta, pero también requiere algunos conocimientos técnicos.

Los altavoces no son la única opción de amplificación. También se puede brindar a cada estudiante (y al docente, si fuera necesario) un juego de auriculares. Las señales llegan a los auriculares por cable o a través de una red inalámbrica.

El sistema de auriculares suele utilizarse con frecuencia para la traducción simultánea, uso que no está muy extendido en las escuelas, si bien suele utilizarse en congresos internacionales de investigadores y de otro tipo. Este es un sistema que las instituciones de enseñanza podrían adoptar. Fuente: Libro de las Tecnologías de la información y la comunicación en la enseñanza de la UNESCO.

Etiquetado con:
Publicado en: Educación



Te avisamos en tu email cuando haya un nuevo Curso gratis: