Malva

Crece espontáneamente en las regiones templadas y semitropicales de la República. Es muy conocida y se utiliza por sus propiedades estimulantes o calmantes de la inflamación. Las hojas y la raíz de la malva contienen mucílago, pepsina, una pequeña cantidad de tanino y azúcar.

Es muy útil en las bronquitis, hace desaparecer la inflamación de la mucosa, calma la tos favoreciendo la expectoración. Los gargarismos hechos con un cocimiento, disminuyen el dolor de la garganta producida por la inflamación de las anginas o amígdalas. Para tomarse se hace un cocimiento de 20 gramos de hojas para medio litro de agua tomándose 3 veces al día.

El mismo buen resultado se obtiene empleando el cocimiento en lavativas en los casos de enterocolitis, rectitis y en las hemorroides inflamadas. Como la planta no contiene sustancias tóxicas, puede emplearse sin temor aún en los niños muy pequeños, tanto al interior como en fomentos o baños en los casos de enfermedades de la piel, pues calma la irritación, la comezón y favorece el tratamiento de tales infecciones.

Etiquetado con:
Publicado en: Vida y bienestar