Clasificación de los tintes

Tintes de oxidación: Estos productos se mezclan con agua oxigenada, que al unirse comienzan una reacción química llamada oxidación. Por ello, se deben utilizar inmediatamente.

Si llega a sobrar mezcla de tinte tendrá que desecharse ya que no podrá ser utilizado nuevamente. El tiempo de aplicación y de pose depende de la marca del producto y de los volúmenes del oxidante elegido.

Tintes vegetales: Para teñir el cabello, se extraen productos de las plantas, hierbas, flores y cortezas, como la manzanilla, el orégano, el nogal, índigo, Salvia, henna.

Algunas de estas plantas o cortezas tienen la acción de recubrir demasiado el cabello. Si se abusa de ellas, pueden acumularse sobre el cabello e impedir la acción de otros productos químicos.

Tintes metálicos y minerales: son colores progresivos. El cabello tratado con tintes metálicos aparece seco, mate, áspero y quebradizo al tacto. Los tintes con plata tienen un matiz verdoso, los de plomo un matiz púrpura y los que contienen cobre se vuelven rojos.

Fuente: Manual de peluquería del CIDEP

Etiquetado con: