Estructura edilicia en apicultura

Es necesario diferenciar claramente en la planta de extracción áreas específicas en función del proceso, Area sucia. Destinada a la recepción de alzas provenientes del campo y su depósito transitorio post- extracción.

Area limpia, donde los panales con miel serán desoperculados; se separará la
miel de la cera de opérculo; se extractará la miel de los panales; se filtrará; depositará en decantadores y finalmente se envasará en tambores.

Depósito, para los tambores llenos y vacíos. Dependencias auxiliares y servicios, como baños, vestuarios, depósito de productos de limpieza y desinfección, sala de caldera, entre otras.

Las distintas áreas en que se realiza cada tarea deben estar separadas por divisiones. De esta manera evitamos cualquier tipo contaminación cruzada por ejemplo: el cruce de productos terminados con otros que ingresan a proceso, contacto de la miel con productos de limpieza o con instalaciones de servicio del personal.

El espacio debe ser suficiente entre los equipos y paredes, pisos y techos para favorecer la normal circulación de equipos móviles y del personal así como para la limpieza e higiene de los mismos. En la construcción utilice materiales que no transmitan sustancias y olores indeseables a la miel, que puedan limpiarse y desinfectarse adecuadamente.

Las superficies de pisos, paredes, techos o cielorrasos, no deben tener grietas, construidas utilizando materiales impermeables, no absorbentes, lavables, resistentes y antideslizantes. Se sugiere que los zócalos sean de 2 metros de altura, las paredes de color claro y los techos o cielorrasos mayores a 4 metros de altura. O que cuenten con un sistema de ventilación que asegure temperaturas agradables para el trabajo.

Las paredes de madera o ladrillo a la vista , así como los techos de chapa sin cielo raso dificultan las tareas de limpieza y son factores de contaminación, de manera que no deben utilizarse. Los ángulos entre las paredes y los pisos, y entre las paredes y los techos o cielorrasos deben ser construidos en forma redondeada de modo de facilitar las tareas de limpieza y desinfección.

La ventilación debe ser suficiente para generar un ambiente de trabajo agradable y evitar el calor excesivo, la condensación de vapor, la acumulación de polvo y aire contaminado. Las cañerías que circulan por el establecimiento, deben estar identificadas en función de un código de colores internacional (Ver Cuadro 1).

Los artefactos de iluminación deben tener un protector anti-roturas para evitar riesgos de contaminar la miel. La sala de extracción debe contar con abastecimiento de agua potable abundante y a presión adecuada. El sistema de evacuación de efluentes y aguas residuales debe ser eficaz y mantenerse en buen estado de funcionamiento.

Las dependencias auxiliares (vestuarios, sanitarios, depósitos, laboratorios, vivienda del personal), deben estar construidas en forma independiente del local de procesamiento.

En todas las áreas de ingreso al local de manipulación debe haber lavabos con agua fría o fría y caliente, situados de tal manera que el personal tenga que pasar obligatoriamente junto a ellos y lavar sus manos cada vez que se incorpore al proceso. A su vez, debe realizarse el lavado de botas con cepillo, detergentes y soluciones clorinadas.

Fuente: Secretaria de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos. Argentina.

Etiquetado con: