Factores que influyen en la salud de la reproducción

El proceso de la reproducción es un fenómeno natural que impone exigencias especiales al organismo de la mujer. En este proceso influyen factores biológicos propios de cada mujer tales como: edad, estatura, peso, condiciones de nutrición y salud, y otros como: El número de embarazos previos, el intervalo entre ellos y sus complicaciones.

También las condiciones económicas y sociales de la familia pueden afectar, para bien o para mal, la reproducción.

En nuestro país cada día mueren casi cuatro mujeres por problemas relacionados con el embarazo, el parto y el puerperio o cuarentena.

¿Cuál es la edad adecuada para el embarazo?

El período ideal para embarazarse es de los 20 a los 30 años; los embarazos que ocurren fuera de este intervalo representan mayores riesgos para la madre y su bebé. El embarazo antes de los veinte años y la falta de madurez física de la mujer ocasionan que la embarazada compita con su hijo por los nutrimientos que ambos necesitan, con pérdidas para las dos partes. En el embarazo temprano, aumenta la posibilidad de que el niño tenga defectos al nacer. Además, la falta de madurez psicológica y emocional, así como los conflictos familiares y el abandono de la escuela, afectan a la madre y a su hijo.

En edades tardías, mayores de 30 años, se presentan con más frecuencia las malformaciones congénitas. Hay mayor número de abortos espontáneos, hemorragias y presión arterial alta.

¿Qué podemos hacer para evitar problemas?

Desde el momento en que una pareja desea tener hijos, es conveniente acudir al médico para que los examine, y si detecta alguna posibilidad de daño a la salud, deben esperar hasta que se evite o se controle el factor que amenaza su salud.

Muchos de los riesgos pueden evitarse, si el embarazo ocurre a una edad adecuada y la futura madre acude a la unidad de salud para vigilar correctamente la evolución de su embarazo, para descubrir y atender a tiempo posibles complicaciones.
Es necesario que la mujer asista por lo menos a cinco consultas prenatales y que se aplique la vacuna contra el tétanos, para evitar que el niño adquiera esta enfermedad al nacer.

El parto debe ser atendido por personas calificadas, y de ser posible, en una clínica u hospital; sobre todo, si se sabe que puede ser difícil o entraña algún peligro.

Publicado en: Ciencias de la salud Etiquetado con:
who's online