Procedimientos para resolución de problemas

La dirección Hoshin incluye ciertos procedimientos de resolución de problemas, proactivos, reactivos y de control. En la fase proactiva, los planes de medio y largo plazo se ajustan en función de los cambios en el entorno, generando esto un proceso de diagnóstico y mejora en el sistema de dirección.

La fase reactiva puede definirse como un ciclo PDCA, del inglés PLAN – DO – CHECK – ACT, el cual se traduce como PLANIFICAR – EJECUTAR – VERIFICAR – ACTUAR.

  • a) PLANIFICAR: desarrollar los Hoshins anuales de alto nivel, desplegarlos a través de todos la organización y desarrollar un plan para controlarlos estableciendo mediciones
  • b) EJECUTAR: las acciones y trabajos
  • c) VERIFICAR: el logro o no de los Hoshins y sus razones (errores en la definición o en la implementación)
  • d) ACTUAR: decidir lo que hay que mejorar el año próximo La fase de control se pone en práctica a lo largo del año Las fases reactivas, proactivas y de control pueden solaparse. Las dos primeras al definir los hoshins anuales de alto nivel. La reactiva y de control se solapan al momento de realizarse mediciones para supervisar la acción a lo largo del año, siendo la fase de control la parte ejecución de la fase reactiva.

A lo largo de la gestión Hoshin se ponen en práctica varios ciclos PDCA. En primer lugar se lleva a cabo un ciclo PDCA en la porción de control de la dirección Hoshin. A continuación existe un ciclo PDCA reactivo anual y también hay otro ciclo

PDCA externo que se inicia con el plan a medio y largo plazo, seguido por el despliegue anual y la ejecución, y después por el diagnóstico (Verificación) y la acción para mejorar el sistema. Estos tres ciclos PDCA son consistentes con la meta global de la corporación.

Publicado en: Negocios, economía y estadística Etiquetado con:
who's online