Inicio | Suscripción gratuita | Foros | Ayuda | Contacto
El portal de la educación no formal
  Contenidos
Editoriales
Cursos con Constancia
Cursos Gratis
Libros digitales gratis
Capsulas del saber
Reflexiones
Servicios
Descargas gratis
Tests online
Enlaces de interés
Enciclopedias y diccionarios
Diccionario
Información

  Nodos del saber
Cursos y Formación
- Cursos
- Masters
- MBA
- Idiomas
Categorías top
- Ciencias de la salud
- Ciencias sociales 
- Ciencias jurídicas
- Ingenierías
- Idiomas extranjeros
- Educación formal
- Vida y bienestar
- Comida y cocina
- Cuentos y poemas
- Multimedia y diseño
- Informática
- Formación para el trabajo

  Editoriales pasadas
- Financiamiento bursátil
- Bovinos
- Espacio del ligamento periodontal
- Riesgos en los sistemas de pagos en México
- Enfermedad de Hodgkin
- Oportunidad para obtener un crédito
- Funciones lógicas
- Granulomatosis de Wegener
- Antena Yagi
- Elaborar shampoo
- Origen de la cabra
- Qué es la calibración de un instrumento y para qué sirve
- Certificación de calibración
- Inervación parasimpática para las glándulas
- Diferencias ente los teléfonos inteligentes y las cámaras digitales
Notas pasadas
 :: Evitar la contaminación de aguas y mares

Conocer para aprenderLas fuentes naturales de agua que disponemos son: el agua de lluvia, ríos, lagos, mares y aguas subterráneas. Se encuentra en muchas rocas y piedras durísimas y también en la atmósfera en forma de nubes o nieblas. Desde siempre el hombre ha volcado sus desechos en las aguas. En condiciones normales los ríos pueden auto depurarse.
¿Qué contamina el agua?

Agentes patógenos: Bacterias, virus, protozoarios, parásitos que entran al agua provenientes de desechos orgánicos.
Desechos que requieren oxígeno: Los desechos orgánicos pueden ser descompuestos por bacterias que usan oxígeno para biodegradarlos. Si hay poblaciones grandes de estas bacterias, pueden agotar el oxígeno del agua, matando así las formas de vida acuáticas.
Sustancias químicas inorgánicas: Ácidos, compuestos de metales tóxicos (Mercurio, Plomo), envenenan el agua. Los nutrientes vegetales pueden ocasionar el crecimiento excesivo de plantas acuáticas que después mueren y se descomponen, agotando el oxígeno del agua y de este modo causan la muerte de las especies marinas (zona muerta).
Sustancias químicas orgánicas: Petróleo, plásticos, plaguicidas, detergentes que amenazan la vida.
Sedimentos o materia suspendida: Partículas insolubles de suelo que enturbian el agua, y que son la mayor fuente de contaminación.
Sustancias radiactivas: que pueden causar defectos congénitos y cáncer.
Calor: Ingresos de agua caliente que disminuyen el contenido de oxígeno y hace a los organismos acuáticos muy vulnerables.

Para identificar y aprovechar las oportunidades de evitar la contaminación, se necesita contar con la información para predecir los riesgos y diseñar estrategias que mantengan los riesgos dentro de un nivel aceptable.

El diseño de estrategias de prevención, a diferencia de la evaluación de riesgos de línea base, no cuenta con datos de campo para estimar la exposición, puesto que no se ha constituido el escenario de exposición. En este caso, se tienen que suponer niveles de emisión y simular el transporte ambiental para estimar la exposición probable, fijando un valor deseable para esta variable en forma muy parecida al establecimiento de metas de remediación presentadas anteriormente. En la mayoría de los casos, especialmente cuando se trata de productos químicos nuevos, es necesario también estimar la toxicidad en base a modelos de estructura/efecto.

Los procesos industriales deben basarse en sistemas de producción limpia que no generen sustancias peligrosas para los seres vivos. El transporte marítimo debe ser estricto y muy cuidadoso. Las aguas residuales deben depurarse antes de verterlas a ríos, costas y océanos.

Un estudio de Greenpeace sobre la contaminación, realizado en 10 países europeos, concluyó que los ríos y lagos europeos están contaminados con sustancias químicas peligrosas bioacumulativas y persistentes. Se utilizó la anguila europea para buscar retardantes de llama bromados, unas sustancias que se utilizan en textiles, plásticos y aparatos electrónicos, y PCBs, unos tóxicos que dejaron de utilizarse en los años 70. La anguila es una especie que se utiliza como bioindicador de la calidad del agua por su alto contenido en grasas y porque su ciclo vital es largo.

Los resultados muestran que las anguilas de todas las zonas elegidas contienen, al menos, un retardante de llama bromado, lo que indica la amplia dispersión de estos químicos en las aguas europeas. Las anguilas españolas se recogieron en el río Miño y en el Delta del Ebro. La anguila gallega destacaba por su alto contenido en HBCD, un retardante de llama bromado. De hecho, los niveles que presentaban fueron los terceros más altos de Europa. Los niveles que se encontraron de PCBs en ambas anguilas, superaban los niveles detectados en otro estudio de estas características realizado en 2003 en el río Turia.

La contaminación también alcanza la costa por vertidos directos, por el transporte marítimo o a través de los ríos, provocando los mismos efectos de persistencia y bioacumulación que encontramos en las aguas continentales y en los suelos.

Qué puedes hacer tú

- Evita comprar cosas que no necesitamos, así no producimos residuos.
- Comienza, junto a tus compañeros, una campaña “anti-residuos”.
- Puedes llevarla a cabo dentro de las instalaciones de una escuela o en los alrededores.
- Rechaza productos de limpieza o artículos de aseo que contengan químicas peligrosas.
- No botes basura en el mar ni en la playa, pues algunas aves y mamíferos la confunden con alimento y al ingerirla les causa la muerte.

Este es el consejo que necesita recibir el amante de la pesca:

  • Use materiales de fácil biodegradabilidad y deséchelos sólo en los lugares adecuados para su posterior tratamiento. Pero nunca en la naturaleza.
  • Utilice su cesta de pesca para guardar los desechos que genera en su día de pesca.
  • Capture y no suelte en la naturaleza latas, plásticos, colillas. Tenga en cuenta que los materiales con que están hechos los objetos que se utilizan proceden de la naturaleza. Cuando dejamos de usarlos se biodegradan y se transforman.
Veamos el tiempo estimado que necesita la naturaleza para reciclar algunos materiales que usamos cotidianamente.

- Colillas: contaminarán entre 5 años (en el mar) y 10 años (en el campo o montaña).
- Productos de vidrio: En el mar tarda 1.000 años en descomponerse. En el campo o la montaña, no se biodegrada.
- Envases de plástico: Contaminan el mar durante 50 años. En el campo o en la montaña, tardan 150 años en reciclarse.
- Pilas: en el mar o en el campo contaminan para siempre, tanto en el agua como el suelo.

Fuentes: usuarios.lycos.es / monografias.com / superfund.pharmacy.arizona.edu / greenpeace.org / pescared.com


 
  Opciones
Suscribirse
 

Más editoriales
- Fotosíntesis artificial
- Técnicas para aprender a leer
- Qué es la candidiasis genital
- Violencia en el noviazgo
- Cómo elegir un seguro de auto




Si buscas algún curso manual guía recurso definición libro ó ebook gratis este es tu lugar.
Sindicar contenidos
ConocimientosWeb - Diario Tecnológico - Zips del Conocimiento
Red del Conocimiento - Competencias - Microlearning
Todos los logos y nombres mencionados de marcas que se publican en este sitio son de sus respectivos dueños.
Condiciones de Uso