¿Cómo cuidar de los bosques?

Un bosque (de la palabra germánica busch: arbusto y por extensión monte de árboles) es un área con una alta densidad de árboles. En realidad, existen muchas definiciones de bosque.

Estas comunidades de plantas cubren grandes áreas del globo terráqueo y funcionan como hábitats animales, moduladores de flujos hidrológicos y conservadores del suelo, constituyendo uno de los aspectos más importantes de la biosfera de la Tierra.

Aunque a menudo se han considerado como consumidores de dióxido de carbono, los bosques maduros son prácticamente neutros en cuanto al carbono, y son solamente los alterados y los jóvenes los que actúan como dichos consumidores.

De cualquier manera, los bosques maduros juegan un importante papel en el ciclo global del carbono, como reservorios estables de carbono y su eliminación conlleva un incremento de los niveles de dióxido de carbono atmosférico.

Clasificación de los bosques

Los bosques son tan diferentes entre si como las personas, o como las variedades de árboles que los componen. Por ello, existen muchas maneras de clasificar los diferentes tipos de bosques.

  • Según su origen: Se denomina Bosque Nativo a aquél que no ha sido plantado y que se encuentra en su lugar desde hace muchos años.
  • Según su origen biológico: Bosque alto y bosque bajo.
  • Según su composición: Bosques mezclados o mixtos.
  • Según su diámetro: Bosques regulares e irregulares.
  • Según su edad: Bosques heteroetáneos y bosques coetáneos.
  • Según su función: Bosque nativo de preservación y bosques nativos de protección.
  • Bosque de coníferas.
  • Bosque de latifoliadas o frondosas.
  • Servicios ambientales que nos brindan los bosques y las selvas.

Favorecen la recarga de los mantos acuíferos (aguas subterráneas), de donde obtenemos gran parte del agua que utilizamos en nuestra vida diaria.

Son el hogar de animales, plantas, insectos y de muchos organismos microscópicos importantes para el equilibrio de la vida. Los árboles y las plantas capturan el bióxido de carbono del aire y liberan oxígeno al ambiente.

Nos dan hermosos paisajes, lugares de descanso, y espacios para llevar a cabo actividades educativas, recreativas y turísticas. Disminuyen los efectos de fenómenos naturales como huracanes, ciclones o tormentas que pueden causar inundaciones, deslaves u otros desastres. Proporcionan frutos, madera y diversas materias primas para fabricar medicinas, papel, cartón y dulces, entre otros.

¿Qué hacer con la basura?

Regresemos a casa con todo lo que llevamos al parque. Lavemos la vajilla lejos de las fuentes de agua para evitar la contaminación de ríos y lagos.

  • No enterremos la basura. Los residuos enterrados pueden perjudicar a la fauna silvestre local.
  • Recojamos la basura que otros descuidadamente dejaron atrás.
  • Si no hay baños, hagamos un pozo pequeño a más de 100 metros de distancia de los cauces y espejos de agua y tapémoslo.
  • En la zona no existe servicio de recolección de residuos, retornar con la basura es responsabilidad de todos.

Sin embargo, en países desarrollados y en progreso no se realizan programas de reforestación. Ciegamente, el consumismo hace que destruyamos los bosques sin medida y tampoco sembramos nuevos árboles que sean los “pulmones” de la humanidad. De igual forma, un producto único hace que el suelo se destruya y no se produzca una correcta recepción de nutrientes.

Cómo cuidarlos desde la ciudad

  • Recicla papel: No te olvides de reciclar la publicidad de bancos y tiendas que te llega a casa.
  • Escribe, imprime y fotocopia por las dos caras: Utiliza las hojas que has escrito o impreso por una sola carilla como un cuaderno de borrador o para sacar cuentas.
  • Compra madera con sello de garantía: Cuando vayas a comprar un estante o escritorio, fíjate que tenga un sello de madera sostenible como FSC.
  • No compres mascotas tropicales: Los periquitos y guacamayos son animales hermosos, pero a menos que tengan una certificación que diga lo contrario, lo más probable es que fueron extraídos de su hábitat natural de manera ilegal.
  • Planta un árbol: Los árboles y las plantas capturan el dióxido de carbono del aire y liberan oxígeno al ambiente.
  • Sé un consumidor responsable: Adquiere sólo lo que vas a usar y necesites, y procura averigua el origen de lo que estás comprando.
  • Enseña a tus hijos y amigos a cuidar los bosques: Háblales sobre el respeto que debemos tener hacia las especies que habitan en los bosques y por qué su cuidado es importante.

Fuentes: es.wikipedia.org / laesferaverde.cl / cecadesu.semarnat.gob.mx / argentinaxplora.com / estuplaneta.blogspot. / estuplaneta.blogspot.com / pucp.edu.pe

Publicado en Editoriales y artículos Etiquetado con:

Buscar otros temas:


Suscríbete al sitio por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Zips del Conocimiento

Derechos de los niños

Introducción Los derechos del niño son un conjunto de normas de derecho internacional que protegen a las personas hasta determinada edad. Todos y cada uno de los derechos de la infancia son inalienables e irrenunciables, por lo que ninguna persona puede vulnerarlos

Ciencia e investigación científica

Introducción La investigación científica, como vía que utiliza la Ciencia para enriquecerse en lo que a conocimientos respecta, constituye hoy día un proceso de vital importancia para el hombre en su quehacer cotidiano. Sin embargo, en general no resulta ser

Mutilación genital femenina

Introducción La escisión o circuncisión femenina es también conocida como mutilación genital femenina (MGF) es la ablación o eliminación de tejido de cualquier parte de los genitales femeninos por razones culturales, religiosas o cualquiera otra no médica. La mutilación genital femenina afecta