¿Qué es la ingeniería económica?

La ingeniería es el conjunto de conocimientos y técnicas científicas aplicadas a la invención, perfeccionamiento y utilización de técnicas para la resolución de problemas que afectan directamente a los seres humanos en su actividad cotidiana. En ella, el conocimiento, manejo y dominio de las matemáticas, la física y otras ciencias, obtenido mediante estudio, experiencia y práctica, se aplica con juicio para desarrollar formas eficientes de utilizar los materiales y las fuerzas de la naturaleza para beneficio de la humanidad y del ambiente.

La ingeniería económica hace referencia a la determinación de los factores y criterios económicos utilizados cuando se considera una selección entre una o más alternativas.

Otra definición de ingeniería económica plantea que es una colección de técnicas matemáticas que simplifican las comparaciones económicas.

Con estas técnicas es posible desarrollar un enfoque racional y significativo para evaluar los aspectos económicos de los diferentes métodos (alternativas) empleados en el logro del objetivo determinado.

Las técnicas pueden funcionar tanto para un individuo como para una corporación que se enfrenta con una decisión de tipo económico.

Principios de la ingeniería económica

El desarrollo, estudio y aplicación de cualquier disciplina debe comenzar con una base fundamental; la cual en ingeniería económica se definirá como un conjunto de principios, o conceptos fundamentales, que proporcionan una doctrina comprensiva para llevar a cabo la metodología.

La experiencia ha mostrado que la mayoría de los errores cometidos en esta disciplina tienen su origen en transgresiones o en el seguimiento inadecuado de los siete principios básicos, que a continuación se definen:

  • Desarrollar las alternativas: La elección (decisión) se da entre las alternativas. Es necesario identificar las alternativas y después definirlas para el análisis subsecuente.
  • Enfocarse en las diferencias: Al comparar las alternativas debe considerarse solo aquello que resulta relevante para la toma de decisiones, es decir, las diferencias en los posibles resultados.
  • Utilizar un punto de vista consistente: Los resultados probables de las alternativas, económicas y de otro tipo, deben llevarse a cabo consistentemente desde un punto de vista definido (perspectiva – punto de vista).
  • Utilizar una unidad de medición común: Utilizar una unidad de medición común para enumerar todos los resultados probables hará más fácil el análisis y comparación de las alternativas.
  • Considerar los criterios relevantes: La selección de una alternativa (toma de decisiones) requiere del uso de un criterio (o de varios criterios). El proceso de decisión debe considerar los resultados enumerados en la unidad monetaria y los expresados en alguna otra unidad de medida o hechos explícitos de una manera descriptiva.
  •  Hacer implícita la incertidumbre: La incertidumbre es implícita la proyectar (o estimar) los resultados futuros de las alternativas y debe reconocerse en su análisis y comparación.
  • Revisar sus decisiones: La toma de decisiones mejorada resulta de un proceso adaptativo; hasta donde sea posible, los resultados iniciales proyectados de la alternativa seleccionada deben compararse posteriormente con los resultados reales logrados.
    La mayoría de los profesionales de cualquier rama de la administración y la ingeniería; se enfrentan a situaciones en las cuales tienen que tomar decisiones que involucran dinero, decisiones cotidianas en las empresas tales como:
  • Aumento de personal eventual o pago de turnos extras.
  • Justificación de un aumento de publicidad solo a cambio de ciertos beneficios en ventas.
  • Creación de un departamento de investigación y desarrollo sin beneficios inmediatos, sino a largo plazo.
  • Aperturas de nuevas sucursales.

Este tipo de decisiones, y otras más, dentro del ámbito industrial y de negocios, tiene una base monetaria. Por lo anterior, el personal responsable de decisiones en las empresas (administradores e ingenieros) por fuerza necesita tener los conocimientos indispensables para tomar cada vez mejores decisiones económicas, pues del resultado de la mayoría de ellas dependerá que la empresa sobreviva en un mundo empresarial cada vez más competitivo.

¿Por qué aplicar la Ingeniería Económica a la pequeña y mediana empresa?

La industria pequeña tiene actividades variadas que cubren todos los aspectos del espectro empresarial. Por ejemplo, comprar insumos, solicitar préstamos, pagar mano de obra, planificar el futuro y obtener beneficios. Estos mecanismos se observan en todo el sistema de una microempresa: captura, procesamiento y comercialización.

Un objetivo esencial, desde un punto de vista económico, es ser económicamente autosustentable, por ejemplo, recuperar los recursos invertidos y generar un beneficio dentro de un tiempo razonable.

El logro de este objetivo es una condición necesaria porque sin éste, el proyecto no sería viable, y 6 fracasaría cuando los capitales iniciales se acabaran, o cuando los subsidios cesaran. La mayor parte de este Manual está dedicado al análisis de este objetivo.

Sin embargo, no se olvida que en el caso de la industria mediana existen otras condiciones necesarias para la autosustentabilidad. El más evidente es la necesidad de una administración racional de los recursos económicos y del medio ambiente.

El éxito económico de un proyecto y su operación real no son en sí mismas condiciones suficientes para la inversión; sin embargo, ambas condiciones son necesarias.

En este contexto, la ingeniería económica aplicada a la industria mediana y pequeña aparece como una contribución útil para ayudar a la administración y a la sustentabilidad del sector, particularmente en los países en vías de desarrollo.

En este manual, se presenta un análisis global de los factores más importantes que intervienen en la producción y en el diseño de las operaciones y procesos, asociadas con la misma, con particular énfasis en los aspectos económicos de las industrias medianas tanto en la captura como en el procesamiento industrial.

Se estudian tanto cualitativa como cuantitativamente, las inversiones en bienes de capital, los costos de producción y la rentabilidad asociada con ellos. Por último, se presenta un análisis microeconómico de la producción.

Fuentes: es.wikipedia.org / rincondelvago.com / antiguo.itson.mx / buenastareas.com / tesoem.edu.mx

Etiquetado con: