Inicio | Suscripción gratuita | Foros | Ayuda | Contacto
El portal de la educación no formal
  Contenidos
Editoriales
Cursos con Constancia
Cursos Gratis
Libros digitales gratis
Capsulas del saber
Reflexiones
Servicios
Descargas gratis
Tests online
Enlaces de interés
Enciclopedias y diccionarios
Diccionario
Información

  Nodos del saber
Cursos y Formación
- Cursos
- Masters
- MBA
- Idiomas
Categorías top
- Ciencias de la salud
- Ciencias sociales 
- Ciencias jurídicas
- Ingenierías
- Idiomas extranjeros
- Educación formal
- Vida y bienestar
- Comida y cocina
- Cuentos y poemas
- Multimedia y diseño
- Informática
- Formación para el trabajo

  Editoriales pasadas
- Financiamiento bursátil
- Bovinos
- Espacio del ligamento periodontal
- Riesgos en los sistemas de pagos en México
- Enfermedad de Hodgkin
- Oportunidad para obtener un crédito
- Funciones lógicas
- Granulomatosis de Wegener
- Antena Yagi
- Elaborar shampoo
- Origen de la cabra
- Qué es la calibración de un instrumento y para qué sirve
- Certificación de calibración
- Inervación parasimpática para las glándulas
- Diferencias ente los teléfonos inteligentes y las cámaras digitales
Notas pasadas
 :: Ceras naturales para muebles de madera

HogarLa cera de abeja y la de carnauba son idóneas para los trabajos artesanales en muebles de madera. La cera es el acabado más adecuado para los muebles antiguos, los rústicos o los de madera maciza. No en vano, los tratamientos con cera protegen y nutren las superficies de madera, recuperan el aspecto original de esta y le otorgan un acabado brillante.
Cera de abeja

La cera más utilizada para los trabajos artesanales en muebles de madera es la de abeja, también llamada cera virgen.

No obstante, no todas las ceras de abeja son iguales. Se distinguen por sus calidades, purezas, y colores: pueden ser blancas o amarillas, de tonos marrones o rojizos. Estas últimas se utilizan tanto para reforzar el efecto de un tinte, como para sustituirlo.

No obstante, la cera que más realza la tonalidad de la madera es la de color amarillo. Todas ellas se comercializan en bloques o panes.

La cera virgen no se puede utilizar pura. Para preparar una cera casera, hay que fundir 100 gramos de producto al baño María. Una vez que haya alcanzado un estado líquido, se debe retirar del fuego para evitar que arda.

Entonces se mezcla con medio litro de esencia de trementina hasta obtener una pasta cremosa.

Este preparado se extiende sobre el mueble con un cepillo de cerdas suaves que no suelte pelo. Basta con aplicar una capa distribuida de forma uniforme por toda la superficie y dejarla secar 12 horas.

Transcurrido este tiempo, se abrillanta con un paño suave que no deje hilos ni pelusas. Para resaltar la veta, hay que frotar en círculos.

Si la pátina de la pieza está estropeada o la madera es muy porosa, conviene aplicar una segunda mano una vez seca y pulida la primera. Transcurridas otras doce horas se pule de nuevo.

Cera de carnauba

La cera de carnauba se obtiene de las hojas de la palma copernicia prunifera. Esta cera destaca por el brillo que aporta a las superficies. Además, es compatible con muchos otros tipos de cera y proporciona una gran dureza y una alta resistencia al desgaste.

A menudo, se vende en forma de panes y de escamas.

Este tipo de cera se utiliza cuando la pátina original está bien conservada. Para ello, hay que mezclarla con cera de abeja, fundir ambas y añadir esencia de trementina.

La proporción correcta es: una parte de cera de abeja por cinco de carnauba y otras cinco de esencia de parafina. A esta mezcla se le denomina "pátina de anticuario".

El resultado final es menos grasiento y más seco que otros compuestos.

Pautas para un encerado correcto

Antes de elegir y aplicar la cera, hay que tener en cuenta que si se utiliza una de color más claro que el mueble es necesario retirar el producto sobrante que pueda quedar en los adornos y relieves, puesto que una vez seca, la cera dejará marcas.

Por el contrario, si la cera es más oscura que la pieza, oscurecerá su superficie.

En caso necesario, se puede aplicar un toque de color a la cera. Para ello, basta con añadir a la cera, cuando está líquida, una pequeña cantidad de pintura al óleo o algún tipo de pigmentos o colorantes.

Si en vez de aplicar se desea quitar la capa de cera de un mueble, el producto adecuado para hacerlo es la propia esencia de trementina que se utiliza para diluir la cera.

El proceso es más sencillo si la trementina se templa al baño María. Debido a su alto poder inflamable, conviene mantener este producto alejado de las llamas.

Aunque las ceras en spray y con siliconas son más sencillas de aplicar y otorgan un brillo inmediato sin necesidad de frotar, la película que forman no cubre los arañazos y demás desperfectos, por lo que su uso no es aconsejable.

Aceite de exteriores     

Pintura antialérgica


Se utiliza en zonas descubiertas debido a que no forma película en superficie, sirviendo de protección contra las influencias climáticas extremas con excelentes cualidades de impregnación.

Este inofensivo producto ofrece una superficie tratada duradera, repelente al agua, resistente a la intemperie y a los rayos UV. Para proteger y realzar maderas nacionales y exóticas.

Para conseguir una protección contra el azulado y la descomposición recomendamos un tratamiento previo con fondo de impregnación.

Aceite de cedro y arce

Es un producto para la conservación de la madera, incoloro, con gran protección UV, fabricado de aceites naturales emulsionados que están adaptados para todo tipo de madera.

Para la protección y el cuidado de pérgolas, vallas, tejados de protección, cabañas, pabellones y muebles de jardín, así como en todas las partes donde se utilice madera blanda.

Cera para madera

Está fabricada a base de aceites y ceras vegetales y está exenta de secantes basados en plomo. De poro abierto, para la protección y el ennoblecimiento de madera en zonas interiores y exteriores.

Da un brillo natural a todas las maderas, acentúa el veteado y la estructura. Por el efecto repelente al agua y tener la homologación EN 71, el producto es adecuado también para cuartos húmedos, juguetes, muebles de jardín, puertas y muebles.

Es un producto insensible al alcohol, cerveza, vino, zumos de frutas y agua.

Aceite

- Administra el aceite sin diluir, en varias pasadas.
- Utiliza una muñequilla para introducirlo en los poros de la madera.
- Pulida con una lana fina, la superficie es muy resistente. De hecho, se puede utilizar en zonas de trabajo de cocinas.
 

El aceite se emplea solo o como imprimación para aplicar posteriormente las ceras encima.

La cera fluida

- Aplícala sobre la superficie con un pincel o muñequilla y déjala secar (es bastante rápido).
- Para conseguir un brillo sedoso, límpiala con un cepillo o lana especial.
- En el caso de que la superficie tenga que ser resistente al agua, antes de aplicar la cera conviene realizar una imprimación con aceite diluido especial para madera.

Hay cera líquida clara, y prácticamente invisible, en tonos naturales o coloreada con pigmentos.

También puedes comprar cera en barra. En este caso, frota la cera sobre la superficie de madera hasta que consigas el acabado deseado.

Fuentes: consumer.es / bricolaje.facilisimo.com / ecopinttors.com


 
  Opciones
Suscribirse
 

Más editoriales
- Definición de objetivos de aprendizaje en capacitación de adultos
- Consejos y asesorías gratuitas
- ¿Cómo crear una Macro en Excel?
- Graves acusaciones contra balances fantasiosos
- Estrategias efectivas para encontrar clientes potenciales




Si buscas algún curso manual guía recurso definición libro ó ebook gratis este es tu lugar.
Sindicar contenidos
ConocimientosWeb - Diario Tecnológico - Zips del Conocimiento
Red del Conocimiento - Competencias - Microlearning
Todos los logos y nombres mencionados de marcas que se publican en este sitio son de sus respectivos dueños.
Condiciones de Uso