Manipulación del clima

La manipulación del clima es el acto de alterar el ambiente para producir cambios en el clima. Tiene como objetivo prevenir climas extremos y fenómenos naturales como huracanes o tornados; producir climas para el beneficio de los seres humanos, como lluvias en una zona de sequía; y provocar un desastre natural contra un enemigo o rival para estrategias tácticas y militares.

A través de distintos métodos conocidos como Chemtrail, se han conseguido numerosos adelantos, que permiten, entre otras cosas, combatir las tormentas de granizo y los grandes temporales, con el argumento de prevenir daños en las cosechas o generar condiciones propicias para la lluvia en zonas expuestas a grandes sequías.

La lluvia artificial

Uno de los procedimientos más utilizados para producir lluvia, es la conocida siembra de nubes. Mediante este proceso se modifica el clima de manera artificial, inyectando una sustancia en las nubes, generalmente yoduro de plata, que permite la creación de un núcleo de hielo. Este núcleo de hielo, es el factor determinante en la producción de lluvia o en la reducción del granizo.

Calor por conveniencia

El clima y sus estados naturales no son más que un intercambio de calor. La generación de calor puede ser inducida artificialmente en la atmósfera añadiendo polvo de óxido de hierro magnético al polímero, para después calentarlo por medio de la energía que desprenden, por ejemplo, las antenas del proyecto  HAARP o cualquier otra fuente más localizada.

La teoría conspirativa de los chemtrail

A pesar de la reciente evidencia de que el hombre tiene la tecnología necesaria para modificar el clima, como lo ha demostrado China, provocando hace algunas semanas la nevada más prematura de su historia.

Hay quienes siguen sosteniendo que es imposible ir en contra de las leyes de la naturaleza, y que la teoría de los chemtrail y la modificación arbitraria de las condiciones climáticas, responde exclusivamente a defensores de lo místico y lo conspirativo.

Cambio climático

La Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMCC) define el cambio climático como: “Un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante periodos de tiempo comparables”.

A su vez distingue entre ‘cambio climático’ atribuido a actividades humanas que alteran la composición atmosférica y ‘variabilidad climática’ atribuida a causas naturales.

En 2001, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), dependiente de la ONU y creado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), publicó un informe en el que confirmaba el aumento de la temperatura del planeta más de 0,6 ºC durante el siglo XX. Un estudio de 2004 confirmó que esta subida fue alrededor de 1ºC en el Ártico.

Se avisaba en el informe de que este cambio climático global tendrá enormes repercusiones a escala planetaria, como: mayores inundaciones y sequías en todo el mundo; el deshielo de los glaciares polares y alpinos, que provocará la subida del nivel del mar y el anegamiento de zonas costeras; el aumento de la temperatura media de los océanos, o el empobrecimiento de la biodiversidad.

Entre las causas que generan esta alteración climática destacaban en el mencionado informe el incremento de la concentración de gases efecto invernadero en la atmósfera terrestre, como las emisiones de dióxido de carbono (CO2) por la quema de combustibles fósiles (entre otros motivos), de metano proveniente de la agricultura y de clorofluorocarbonos o CFC, que atacan la capa de ozono, y ello ocurre en parte debido a la deforestación.

También aludían al aumento de las erupciones volcánicas y la mayor frecuencia del fenómeno de El Niño, que cambian la cantidad de energía solar que alcanza la Tierra, o al smog urbano, entre otras variadas y numerosas causas.

Conocida la problemática y habiéndose realizado diversos estudios técnicos que la confirmaban, en febrero de 2005 entró en vigor el Protocolo de Kioto aprobado tras la Cumbre de Río, y que todavía no ha sido ratificado por algunos países desarrollados.

Este protocolo analizaba el cambio climático y establecía la reducción mundial de las emisiones de gases de efecto invernadero, pero puso en evidencia los conflictos de intereses entre los distintos países y cómo la actividad humana contribuye sustancialmente a ese cambio climático.

Aspiraciones futuras

El climatólogo Ross Hoffman ha simulado el control de los huracanes basado en situaciones de calentamiento y refrescamiento selectivas (prevención de evaporación). El futurista John Smart ha discutido el potencial para la manipulación del clima por redes que aprovechan la energía solar.

Una propuesta que involucra una suave calefacción por medio de los microondas. Así como los sistemas caóticos pueden ser susceptibles a estar en la misma dirección con unos pocos grados de aumento de la temperatura y presión en puntos críticos.

Una red lo suficientemente grande podría mantener lejos de la costa a los huracanes más grandes y dañinos, a solicitud del país que recibe el fenómeno natural. Ventiscas, monzones, y otros climas extremos son también potenciales candidatos para manipularlos.

Si la manipulación del clima a gran escala fuera viable, implicaría

  • Efectos secundarios inesperados, sobre todo dada la naturaleza imprevisible de la evolución climática a una escala global o regional.
  • Poner en riesgo a los ecosistemas.
  • Poner en riesgo la salud de los humanos.
  • Falla de equipos electrónicos o accidentes que dependan de estos equipos.
  • Control no democrático o uso como un arma.
  • Puntos ELF (Extremadamente de baja frecuencia) causando aceleradamente el agotamiento de la ionosfera por el viento solar.

Para los Juegos Olímpicos del 2008, China tenía 30 aviones, 4000 lanzacohetes, 7000 armas antiaéreas para detener la lluvia. Cada sistema disparaba varios químicos dentro de cualquier nube amenazante para que redujera las gotas de lluvia antes de llegar al estadio.

Fuentes: Wikipedia.org / enciclopedia encarta / asusta2.com.ar

Publicado en Editoriales y artículos Etiquetado con:

Buscar otros temas:


Suscríbete al sitio por correo electrónico

Únete a 1 suscriptor

Zips del Conocimiento

Derechos de los niños

Introducción Los derechos del niño son un conjunto de normas de derecho internacional que protegen a las personas hasta determinada edad. Todos y cada uno de los derechos de la infancia son inalienables e irrenunciables, por lo que ninguna persona puede vulnerarlos

Ciencia e investigación científica

Introducción La investigación científica, como vía que utiliza la Ciencia para enriquecerse en lo que a conocimientos respecta, constituye hoy día un proceso de vital importancia para el hombre en su quehacer cotidiano. Sin embargo, en general no resulta ser

Mutilación genital femenina

Introducción La escisión o circuncisión femenina es también conocida como mutilación genital femenina (MGF) es la ablación o eliminación de tejido de cualquier parte de los genitales femeninos por razones culturales, religiosas o cualquiera otra no médica. La mutilación genital femenina afecta