Ciclo de productividad

En un tiempo dado, una empresa que se encuentra con un “programa de productividad” en marcha puede estar en una de las cuatro fases o etapas: medición de la productividad, evaluación de la productividad. 
Se abreviarán estas cuatro etapas como MEPI, en donde M, E, P, 1 significan respectivamente, Medición, Evaluación, Planeación y Mejoramiento.

Una empresa que por primera vez inicia un programa formal de productividad puede comenzar por medir la productividad. Una vez que se han medido los niveles productivos, tienen que evaluarse o compararse con los valores planeados.

Con base en esta evaluación, se planean metas para estos niveles de productividad tanto a corto como a largo plazo. Para lograr estas metas se llevan a cabo mejoras formales.

Ciclo-de-productividad

El ciclo de productividad: medición, evaluación, planeación y mejoramiento de la productividad, que forma un proceso continuo; se abrevia MEPI (Sumanth, 1979).

Para valorar el grado en el que las mejoras tendrían que llevarse a cabo el siguiente periodo, se debe medir la productividad de nuevo.

Así continúa el ciclo durante el tiempo que opere el programa de productividad en la empresa.

El concepto del ciclo de productividad nos muestra que el mejoramiento de la misma debe estar precedido por la medición, la evaluación y la planeación. Las cuatro etapas son importantes, no sólo una de ellas.

Además, este ciclo pone de manifiesto la naturaleza de “proceso” de la productividad.

Un programa de productividad no es un proyecto de una sola vez, más bien es un programa continuo, una vez que se pone en marcha.

Fuente: Apuntes de Mejoramiento de la Productividad de la UNIDEG

Etiquetado con: