Lo que el germanio puede hacer por ti

Fue en 1967 cuando el Dr. Kazuhiko Asai consiguió sintetizar el Ge-132, una forma de germanio ligado orgánicamente y no tóxico.

En su forma orgánica, cada átomo de germanio está ligado a tres átomos de oxígeno convirtiéndose en un excelente transportador de oxígeno.

El Dr. Otto Warburg -investigador del cáncer y premio Nobel- descubrió por su parte que las células cancerosas no pueden metabolizar adecuadamente el oxígeno.

El germanio 132 actúa como transportador facilitando el movimiento del oxígeno a través de las membranas celulares a fin de introducir oxígeno en la célula. Refuerza además muchas funciones del sistema inmunitario. Varios estudios han informado de la capacidad del Ge-132, administrado por vía oral, para aumentar la actividad de las células asesinas naturales.

Además, un estudio publicado en el Journal of Interferon Research” concluía que “el germanio orgánico restaura el funcionamiento normal de células-T y linfocitos-B; el germanio orgánico tiene actividades fisiológicas excepcionales siendo capaz de estimular la producción de gamma-interferón, tanto en animales como en seres humanos, sin efectos laterales ni toxicidad”.

El Germanio cuenta con varias propiedades muy peculiares y extremadamente valiosas como las siguientes: Es un mejorador del oxígeno ya que se ha demostrado que aumenta el flujo de oxígeno en todas las unidades celulares, sobre todo en los sitios donde existe una deficiencia.

Su absorción se realiza en el intestino delgado, aproximadamente un 30% del total ingerido. Su nivel máximo en sangre se presente aproximadamente a las tres horas de haber sido ingerido, desapareciendo entre las 48 y 72 horas posteriores eliminado por la orina.

Es un elemento que no se almacena en el organismo por lo que no es tóxico siempre que hablemos de su forma orgánica; no sucede lo mismo con otros compuestos inorgánicos. Las mejores fuentes de este mineral las podemos hallar en el ajo, el aloe vera, el ginseng, los champiñones y la borraja.

Desde 1987 el uso del Germanio orgánico como un agente en el tratamiento potencialmente prometedor contra el SIDA fue discutido en una conferencia realizada en Japón (Schuitemaker, GE, Germanium: a mineral of great promise, Orthomoleculair, No. 3, 1987). Otra de las acciones del Germanio orgánico es que enriquece el suministro de oxígeno. Lo cual significa que disminuye el requerimiento de consumo de oxígeno por los tejidos y alarga la vida. Cuando hay más oxígeno accesible, la viscosidad de la sangre disminuye, por eso, el flujo sanguíneo aumenta a todos los órganos.

Funciones que desempeña

– Protege de los radicales libres.
– Favorece la producción de anticuerpos.
– Incrementa la eficacia en el transporte de oxígeno.
– Permite el buen funcionamiento de los linfocitos T y B.

Su deficiencia puede provocar

– Falta de oxigenación cerebral.
– Alteraciones del sistema inmunitario.
– Disminución en el contenido de oxígeno de los órganos.
– Mayor tendencia a las infecciones causadas por virus.
– Acumulación de radicales libres.

Causas que favorecen su déficit

– Dietas pobres en vegetales frescos.

A tener en cuenta

– Deben tomar precauciones aquellas personas que tengan tendencia a la hipoglucemia.

Toxicidad

La única forma de germanio que no posee contraindicaciones es el Germanio-132. Aunque, como siempre, su uso terapéutico debe ser siempre supervisado por un profesional de la salud.

Nutrientes sinérgicos

– Vitamina A.
– Vitamina B-15.
– Vitamina C.
– Vitamina E.
– Selenio.
– Cinc.
– Coenzima Q-10.

Etiquetado con: