El vomito de las embarazadas protegen el feto, consejos

Nada tolerables y desagradables las nauseas para las mujeres embarazadas que padecen cada día son beneficios para la salud de la madre y el feto.

Este descubrimiento fue realizado gracias a dos neurobiólogos de la Universidad de Cornell.
Los vómitos resultan ser una protección contra los trastornos alimenticios propios del embarazo, que afecta a la madre tanto como al feto, por lo tanto se evitan malformaciones durante la fase más critica del desarrollo.

El grado de influencia de los factores que inciden en el comportamiento alimentario y de salud varía de una área a otra, siendo los más importantes el nivel socioeconómico, cultural y psicológico.

¿Qué debo comer?

Lo que usted come alimenta a su bebé por lo tanto escoja comidas saludables y descarte las comidas “chatarra”. Usted necesita cerca de 300 calorías adicionales cada día. Asegúrese de incluir lo siguiente en su dieta diaria:

3 porciones de leche o de productos lácteos
4 porciones de vegetales
3 porciones de fruta
9 porciones de panes, cereales, arroz o pasta.
2 a 3 porciones de carne de res, ave o pescado, leguminosas, huevos o nueces.

Por lo menos de 6 a 8 vasos de líquidos.
Usted puede adquirir todos los nutrientes que necesita a partir de lo que usted come. Sin embargo, su médico puede sugerirle tomar píldoras de minerales y vitaminas prenatales que incluyen hierro para ayudar a protegerla contra la anemia, calcio para mantener los huesos fuertes, y ácido fólico, especialmente al comienzo del embarazo; inclusive antes de quedar en embarazo, para ayudarle a prevenir defectos del tubo neural, es decir problemas graves relacionados con el cerebro y la médula espinal.

¿Qué puedo hacer para sentirme mejor?

Aquí hay una lista de los malestares más frecuentes durante el embarazo y algunos consejos para manejarlos:

  • Malestar matutino.Náusea o vómito que puede aparecer a cualquier momento: durante el día o la noche. Trate de comer comidas pequeñas con frecuencia y evitar las comidas grasosas. Mantenga galletas de soda cerca de su cama para comer antes de levantarse. Hable con su médico si el malestar matutino continúa después de los primeros tres meses de embarazo o si le hace perder peso.
  • Cansancio. Algunas veces el cansancio durante el embarazo es causado por anemia, por lo tanto, hable con su médico. Descanse suficientemente. Si es posible, tome una siesta durante el día.
  • Calambres en las piernas. Suavemente estire la pantorrilla doblando los dedos de los pies hacia arriba o la pierna hacia la rodilla.
  • Estreñimiento. Tome líquidos en abundancia. Coma alimentos con bastante fibra tales como uvas pasas y cereal integral. No tome laxantes sin antes consultar con su médico. Los medicamentos para ablandar las materias fecales son más seguros que los laxantes.
  • Hemorroides. No haga demasiada fuerza mientras se le está moviendo el estómago. Trate de evitar constiparse. Límpiese bien después de que se le haya movido el estómago; los pañitos humedecidos pueden resultar menos irritantes que el papel higiénico. Tome varios baños de asiento con agua tibia durante el día.
  • Orinar con mayor frecuencia. Puede necesitar orinar más frecuentemente a medida que su bebé crece puesto que él o ella pondrá presión sobre su vejiga. Esto no se puede evitar.
  • Venas várices. Evite ponerse ropa que le apriete alrededor de las piernas o de la cintura. Descanse y coloque los pies elevados tanto como pueda. Muévase si es que tiene que permanecer parada durante períodos largos de tiempo. Pregúntele a su médico acerca de las medias ortopédicas.
  • Cambios en el humor. Su nivel hormonal está cambiando continuamente durante el embarazo. Además, su vida está atravesando por un cambio muy fuerte. No sea demasiado dura con si misma. Si se siente muy triste o piensa en suicidarse hable con su médico.
  • Acidez estomacal. Coma comidas pequeñas con mayor frecuencia. Evite las comidas picosas o grasosas. No se acueste enseguida come. Pregúntele a su médico acerca de tomar antiácidos.
  • Infecciones por levaduras. La cantidad de secreción proviniente de la vagina aumenta durante el embarazo. Las infecciones por levaduras que también pueden causar secreción son comunes durante el embarazo. Es buena idea hablar con su médico acerca de cualquier secreción inusual.
  • Encías que sangran. Cepíllese y pásese la seda dental con regularidad y visite a su odontólogo (dentista) para que le hagan limpieza dental. No posponga las visitas al odontólogo por estar embarazada, pero asegúrese de mencionarle al odontólogo de su embarazo.
  • Congestión nasal. Esto se relaciona con cambios en los niveles de la hormona femenina llamada estrógeno. También puede sangrar por la nariz.
  • Edema conocido como retención de líquido. Descanse con las piernas elevadas. Acuéstese sobre el lado izquierdo mientras duerme de modo tal que la sangre fluya mejor al regresar de sus piernas hacia el corazón. No use píldoras para eliminar líquido llamadas diuréticos. Si está pensando en disminuir la cantidad de sal que usted come para bajar la hinchazón hable con su médico primero. Su cuerpo necesita sal suficiente para mantener el balance de líquidos y disminuir la sal puede no ser la mejor manera de manejar su hinchazón.
Publicado en Editoriales y artículos Etiquetado con:

Buscar otros temas:


Suscríbete al sitio por correo electrónico

Únete a 1 suscriptor

Zips del Conocimiento

Derechos de los niños

Introducción Los derechos del niño son un conjunto de normas de derecho internacional que protegen a las personas hasta determinada edad. Todos y cada uno de los derechos de la infancia son inalienables e irrenunciables, por lo que ninguna persona puede vulnerarlos

Ciencia e investigación científica

Introducción La investigación científica, como vía que utiliza la Ciencia para enriquecerse en lo que a conocimientos respecta, constituye hoy día un proceso de vital importancia para el hombre en su quehacer cotidiano. Sin embargo, en general no resulta ser

Mutilación genital femenina

Introducción La escisión o circuncisión femenina es también conocida como mutilación genital femenina (MGF) es la ablación o eliminación de tejido de cualquier parte de los genitales femeninos por razones culturales, religiosas o cualquiera otra no médica. La mutilación genital femenina afecta