¿Qué es la generosidad?

La generosidad tiene que ver con compartir lo que uno tiene con los demás, por propia voluntad y con la alegría de dar. No se refiere solamente a los bienes materiales o al dinero, sino a nuestros conocimientos, pensamientos, a todo aquello que pueda traer un beneficio a quien lo necesite.

El don de la generosidad es raro, cuando toda la gente parece querer algo a cambio de lo que da. Porque quien es generoso es también desprendido y desinteresado. Encuentra placer en repartir con sus semejantes lo que le ha sido dado.

Al respecto de este valor, decia Herbert A. Parkyn, pensador inglés:

– Esforzaos en desarrollar la generosidad, y sed generosos, no sólo en las pequeñas cosas de la vida, sino en vuestros pensamientos.
– Esforzaos en tener buenos pensamientos para cada uno; estad siempre dispuestos a olvidar un defecto aparente de cualquiera, a creer que tiene otras cualidades que contrapesan su imperfección. Adoptar una actitud mental largamente generosa con respecto a la humanidad y a la vida. Y os daréis cuenta de que las pequeñas envidias y rencores de la vida cotidiana serán suplantadas por pensamientos generosos y optimistas.
– Vuestra nueva actitud tendrá como efecto, por así decirlo, poner el mundo a vuestros pies.

Y en realidad, la generosidad no necesariamente tiene que ver sólo con las grandes cosas, sino que se manifiesta en esos pequeños detalles que no cuesta nada dar, y que pueden hacer la diferencia entre un día triste y otro lleno de sol.

Cosas como sonreírle a la gente: Haz la prueba y verás que la mayoría de las personas responde a tu sonrisa.
Cosas como decirle a un amigo una palabra de aliento cuando se sienta decaído o abrazar a alguien al saludarlo.
Cosas como reconocer el mérito de alguien y felicitarlo por lo bien que lo hizo; o darle ánimos cuando tropieza y ayudarlo a levantarse.

La generosidad es un valor que, al aplicarse, hace que la gente brille y las relaciones se fortalezcan.

Publicado en Editoriales y artículos Etiquetado con: