El cuidado del cabello, piel y uñas

En más ocasiones de las que creemos, la alimentación inadecuada unida al estrés propio del actual ritmo de vida trepidante, y en verano, el efecto de los rayos del sol, se refleja en el estado del cabello, de las uñas o de la piel.

El cabello se vuelve frágil, quebradizo y sin brillo o excesivamente graso y se cae sin una causa aparente; las uñas se reblandecen y unas manchas blancas aparecen y desaparecen; la piel se reseca y se descama dando un aspecto de descuido y falta de hidratación.

Estos síntomas revelan a un organismo cansado, anémico o con carencias nutricionales diversas, principalmente de vitaminas y minerales.

El cabello y las uñas están compuestas de queratina, una proteína que endurece la epidermis para proteger al organismo de agresiones provocadas por agentes externos y contribuye a endurecer el cabello y las uñas. Para que la queratina se forme con normalidad son indispensables una serie de nutrientes: ciertas vitaminas, sales minerales y aminoácidos azufrados, que favorecen la queratinización y, por tanto, la formación de pelo y uñas.

Los nutrientes esenciales

La piel, el cabello y las uñas están en constante renovación, y para ello, necesitan un aporte continuado de nutrientes, pues se sabe con certeza que el déficit de ciertas sustancias en la dieta ocasiona alteraciones en el crecimiento y en la apariencia.

Los datos son elocuentes: cambiamos completamente nuestra piel cada 28 días, se calcula que una persona produce unos cien kilos de células de epidermis a lo largo de su vida. Cada año, la cabellera crece de media unos 125 mm . y la barba del varón, 145 mm . Las uñas crecen a razón de medio milímetro por semana.

Las sustancias que tienen mayor incidencia sobre la salud del cabello, la piel y las uñas son:

Proteínas: la deficiencia de estos nutrientes provoca un cabello lacio, despigmentado, fácil de arrancar y sin brillo. En la dieta habitual no deben faltar alimentos proteicos tales como carnes, pescados, huevos, lácteos y combinaciones de cereales con legumbres o frutos secos; que proporcionan una proteína de calidad nutritiva equivalente a la de los alimentos de origen animal.

Zinc: una gran parte se encuentra en la epidermis, pelo y uñas. Este mineral participa en la síntesis de queratina. La asociación de zinc y vitamina B6 constituye un buen remedio para tratar la caspa y la caída del cabello. La deficiencia de este mineral afecta al crecimiento del cabello y uñas y disminuye tanto el grosor como la longitud. El cabello se queda sin brillo, se vuelve quebradizo y puede llegar a producirse una alopecia. Fuentes dietéticas: ostras, nueces, huevos, almejas, anchoas, atún, germen de trigo, bebidas de soja, legumbres, queso, carnes magras, setas.

Hierro: su déficit suele ser la causa de cabellos frágiles y debilitados, caída del cabello y la aparición de manchas blancas diseminadas por las uñas. Además, la piel, las mucosas y las uñas están pálidas por la disminución de la hemoglobina circulante. Los alimentos con mayor contenido son: vísceras, carnes, pescados y huevos, levadura de cerveza, frutos secos y desecados, cereales integrales, legumbres y verduras de hoja verde. En los alimentos de origen vegetal se encuentra en su forma química no hemo, cuyo aprovechamiento por el organismo es muy bajo. La vitamina C aumenta la absorción de hierro, y es abundante en los cítricos (naranja, mandarina, limón, pomelo), kiwi y otras frutas exóticas, fresas, melón, tomates y pimientos.

Azufre: es indispensable en la síntesis de queratina y tiene también ejerce una acción antiseborreica. Abunda en: huevos, leche y derivados, cereales integrales, levadura de cerveza.

Yodo: participa activamente en el crecimiento y resistencia del cabello y uñas. Se encuentra en todos los pescados y mariscos, lácteos y en menor proporción en frutas y verduras (brécol, zanahorias, espinacas, espárragos, ajo, cebolla, etc.).

Magnesio: es muy eficaz en cabellos frágiles y en el tratamiento de la calvicie prematura. Los alimentos que más contienen son: frutos secos (almendras, nueces, avellanas…) y desecados (orejones de albaricoque, higos secos, ciruelas y uvas pasas…), cereales integrales, verduras de hoja verde, salvado y germen de trigo, levadura de cerveza, aguacate.

Calcio: proporciona una buena consistencia al cabello. Las fuentes por excelencia de este mineral son: leche y derivados, aguas ricas en calcio, pescados de los que se come la espina. En los frutos secos y desecados, las legumbres y ciertas verduras también es abundante, sin embargo, su aprovechamiento por parte del organismo no es tan eficaz.

Asimismo, un aporte insuficiente de ciertas vitaminas y de ácidos grasos esenciales son la principal causa de anomalías en el bulbo y la caída de los cabellos.

Fuente: www.consumer.es

Publicado en Capsulas del saber Etiquetado con:

Buscar otros temas:


Suscríbete al sitio por correo electrónico

Únete a otros 5 suscriptores

Zips del Conocimiento

El malware y la forma en que trabaja

Un malware no puede dañar el hardware físico de los sistemas y equipos de red, pero puede dañar los datos y el software que residen en el equipo. El malware también no debe ser confundido con el software defectuoso, es

Qué es el storyboarding

Un storyboard es un conjunto de ilustraciones presentadas en secuencia con el objetivo de servir de guía para entender una historia, previsualizar una animación o seguir la estructura de una película antes de ser filmada. Este proceso fue desarrollado en

Ensalada de papas con eneldo fresco

La siguiente es una exquisita receta para preparar una ensalada de papas con un toque de eneldo fresco. La receta pide 2/3 taza de mayonesa, pero siempre se puede añadir menos, o, añadirlo en forma gradual para ver cuánto se