Carácter abierto del curriculum

El carácter abierto del curriculum concede gran importancia a las diferencias individuales y al contexto social, cultural y geográfico en el que se aplica el programa. Se basa en una interacción permanente en el sistema y su entorno, integrando las diferencias externas en el propio desarrollo del proceso educativo, que está abierto a un continuo proceso de revisión y reorganización. Lo importante, pues, no está en el resultado del aprendizaje, sino en el proceso.

Los objetivos están definidos en términos generales para dar cabida a las modificaciones continuas del programa. La evaluación se basa en la observación del proceso de aprendizaje con el fin de determinar el nivel de comprensión del contenido y la utilización del conocimiento en nuevas situaciones.

Un curriculum abierto tiene la ventaja de garantizar el respeto a los diferentes contextos de aplicación a la vez que implica creativamente al profesor en el desempeño de su labor profesional.

El carácter abierto del curriculum debe complementarse con la preocupación de hacerlo accesible a la mayoría de los profesores facilitando su uso como elemento de programación.

Pero este curriculum abierto también tiene sus lados un poco más negativos como por ejemplo:

– Resulta más difícil conseguir una relativa homogeneidad en el curriculum para toda la población (aspecto deseable sobre todo en la enseñanza obligatoria).
– Exige de los profesores un esfuerzo y un nivel de formación muy superiores, pues les otorga la tarea de elaborar sus propias programaciones.

Publicado en Cultura general Etiquetado con:

Búsqueda otros temas:


Suscríbete por email

who's online