Tipos de cheques

El cheque no es un medio de pago común salvo para grandes compras como pueden ser la casa o el coche. En cualquier caso, para saber cómo usarlo, conviene tener claras cuáles son sus características, ventajas y desventajas. Mediante el cheque una persona, denominada librador, ordena a un banco o entidad de crédito, denominada librado, que pague una cantidad de dinero concreta de su cuenta corriente al tomador (poseedor del cheque).

Clases de cheques

Existen diferentes tipos de cheques según la forma en que el tomador tenga derecho a recibie el dinero:

Cheque al portador: Cualquier persona que tenga en su poder este cheque podrá cobrarlo.
Cheque nominativo: Estos cheques indican explícitamente a la persona a la que ha de pagarse el cheque. Nadie más que la persona indicada podra ser el tomador.
Cheque endosado: Un cheque nominativo puede ser endosado o lo que es lo mismo, transmitido a otra persona. Para ello el tomador debe firmar el reverso del cheque indicando “Páguese por este cheque a …” y la fecha. La persona que transmite el cheque mediante endoso se denomina endosante y quien lo recibe endosatario. Si no aparece un endosatario es lo que se llama endoso en blanco.
Nominativo no a la orden: Los cheques en los que se indica “no a la orden” impiden que el tomador pueda endosarlo.
Cheque cruzado general: Si se trazan en el cheque dos líneas diagonales paralelas, anotándose en el interior de esas líneas las expresiones Banco y compañía o su abreviatura y Cía. se obliga al tomador a ingresar ese dinero en cuenta.
Cheque cruzado especial: Este cheque presenta entre las líneas cruzadas el nombre del banco al que se puede presentar al cobro, ingresando su importe en la cuenta del tomador.
Cheque conformado: Con él, el banco certifica que en la cuenta del librador hay fondos suficientes para hacer frente al pago del mismo hasta una fecha concreta, normalmente quince días. El coste de este tipo de cheques para el librador es del 0,1% con mínimos que marca el banco librado.

Precauciones a tomar

El cheque es un medio de pago bastante seguro pero conviente tener en cuenta ciertos consejos para evitar el fraude:

– No tener nunca cheques en blanco firmados
– No rellenar el cheque hasta el momento de utilizarlo
– Evitar extender cheques al portador, ya que en caso de pérdida o robo cualquiera puede cobrarlos

Fuente: msn.es

Publicado en Cultura general Etiquetado con:
who's online