Resinas odontológicas

Los polímeros se utilizan en diferentes aplicaciones en odontología. Estas incluyen obturaciones provisionales y definitivas, cementación, impresiones, férulas, entre otras aplicaciones terapéuticas. Los materiales poliméricos usados se aplican mayoritariamente en las técnicas de restauración directa, – resinas Compuestas – con la finalidad de mejorar algunas de sus propiedades mecánicas y químicas, incluídas entre éstas la resistencia a la compresión y a la abrasión, además del sellado marginal, stress de polimerización, adhesión al substrato dental, biocompatibilidad y estética.

Antiguamente todo diente fracturado se resolvía con una corona, hoy gracias a estos materiales que se disponen, se pueden reconstruir dientes rotos sin colocar coronas e incluso muchas veces ni carillas de cerámica.

Las resinas dentales compuestas restaurativas (composites) han sido uno de los materiales que han tenido un buen desarrollo, siendo necesario conocer en forma general algunos de los avances experimentados en su composición y clasificación, que los caracterizan en los momentos actuales.

Estas resinas se caracterizan por su alta estética y gran resistencia, cualidades que les confiere la incorporación de partículas de cerámica en su estructura. Con los composites podemos modificar lesiones hipoplásicas de las piezas dentarias, desde manchas a hipoplasias con falta de material dentario, es un sistema más económico que la colocación de carillas de cerámica.

Publicado en Cultura general Etiquetado con:

Búsqueda otros temas:


Suscríbete por email

who's online