Usar la voz efectivamente

Una tonalidad vocal placentera requiere el balance del volumen, el ritmo y la pausa.

El volumen cubre dos áreas de expresión:

1. Elevar y bajar la voz a la medida requerida para crear una variedad tonal.

2. Uso efectivo y variado del volumen y la proyección.

Debemos desarrollar un estilo natural y armónico. Los días del “orador declamatorio” parecen un poco exagerados para la mayoría actual. Sin embargo, sigue siendo vital estar concientes de que cada tonalidad que pueda parecer efectiva para usted mismo, debe ser exagerada para una audiencia. Si tiene que hablar para un grupo grande de personas y no tiene micrófono, debe proyectar realmente su voz.

El ritmo, cuando es combinado con el volumen, agrega la “tercera dimensión”. Para moderar naturalmente el discurso, el ritmo y el volumen en diferentes combinaciones pueden dar color y variedad incluso al mejor orador.

La pausa es una herramienta valiosa por sí misma. La pausa puede ser tan importante como las palabras que la preceden. Mientras, por ejemplo, se eleva el volumen y el ritmo para alcanzar un tono dramático, también se puede lograr con una buena pausa, o con suavizar la proyección de la voz hasta alcanzar un silencio natural, que permita a la audiencia digerir un punto significativo u opinión proferida.

La articulación y claridad de discurso son también importantes para lograr una presentación efectiva. Siempre sea usted mismo y no fuerza nada, pero si hay lugar para mejorar con la voz, prepárese para trabajarla. Se lo debe a su audiencia.

Fuente: buenvivir.org

Publicado en Cultura general Etiquetado con:
who's online