Cómo sacar las flemas a un bebé

Es común que los recién nacidos tengan flemas, y que presenten alguna dificultad para su manejo, por lo que conviene tener una pera de hule a mano, para que en caso necesario, se le introduzca despacio en la boca, llegando a la parte de atrás de la lengua, con lo cual al soltarla se logra la aspiración de las flemas.

Esta maniobra se puede repetir varias veces con el niño de medio lado, y es mucho más segura que tratar de sacar la flema con los dedos. Debe tener muchísimo cuidado, es una maniobra que requiere mucha delicadeza. Se le coloca apretada y despacio por la boca, llegando a la parte detrás de la lengua, la sueltas lentamente, y la pera aspirará las flemas.

El bebé debe estar de lado. Si te da miedo hacerle daño a tu bebé con este procedimiento, lo mejor es que consultes a un pediatra y el té enseñe cómo hacerlo. Los recién nacidos, no saben respirar por la boca, por lo tanto es importante que su nariz esté libre de mocos. Una buena manera de extraerle los mismos es después el baño, cuando los mocos están más blandos y no adheridos, aspirarlos con una pera delicadamente.

Bañar al bebe en agua tibia, no fría ni caliente, llevarlo al lugar donde se quiere que se expulse la flema. Ubicar un ventilador y dejar que el aire se dirija hacia él bebe. Él bebe pronto vomitara las flemas que tenga y bajara la temperatura. Es importante que el niño beba una cantidad de agua que haga que el moco sea más fluido, que le limpiéis bien las narices con suero fisiológico y que duerma semincorporado.

Le podéis poner humidificador también para que el ambiente sea algo más húmedo. Si el pediatra del niño lo considera adecuado tras explorarle, se le puede suministrar un mucolítico para que el moco lo elimine con mayor facilidad, e incluso un antitusígeno para que por la noche pueda descansar mejor, pero siempre habiendo visto primero al pequeño.

Fuentes: egongo.com / blogbebes.com / trucos-caseros.com / mujer.terra.es

Publicado en Hogar y familia Etiquetado con:
who's online