Tratamientos con parafina

Introducción

El uso de la parafina está muy extendido en los centros de belleza para mejorar sobre todo el aspecto de pies y manos. La mejor época para su aplicación coincide con los cambios bruscos de temperatura que facilitan las pérdidas de agua en la piel, ya que la parafina es un potente hidratante especialmente indicado para pieles castigadas.

La cera de parafina se encuentra por lo general como un sólido ceroso, blanco, inodoro, carente de sabor, con un punto de fusión típico entre 47° C y 64° C. Es insoluble en agua, aunque si es soluble en eter, benceno, y algunos ésteres. La parafina no es afectada por los reactivos químicos más comunes, pero se quema fácilmente.

La parafina líquida medicinal se utiliza para ayudar al movimiento de intestino en las personas que sufren el estreñimiento crónico; pasa a través del tubo digestivo sin ser asimilada por el cuerpo, pero limita la cantidad de agua excretada.

En la industria alimentaria, donde puede ser llamada “cera”, es utilizada como lubricante en mezclas mecánicas, aplicado a los moldes de hornear para asegurarse de que los panes o tortas sean fácilmente extraíbles de los moldes una vez completada la cocción. También se aplica como una capa sobre la fruta u otros artículos que requieren un aspecto “brillante” para la venta.

Propiedades y usos de la parafina

La parafina es un producto derivado del petróleo cuyo uso más popular (al menos hasta hace poco) es en la fabricación de velas, donde se usa desde hace siglos. Su nombre, parafina, viene del latín “parum” y “affinis” y significa “que tiene poca afinidad. Este derivado del petróleo es una sustancia inerte y muy estable, cuyas cualidades la hacen cada vez más popular en aplicaciones fisioterapéuticas y en tratamientos de estética.

Además, por sus propiedades, la industria cosmética la utiliza cada vez más frecuentemente como ingrediente activo en cremas, en las que adquiere una consistencia similar a la vaselina.

En tratamientos de estética, la parafina se utiliza en su estado líquido. Para fundir la queratina se usan unos fusores de parafina especialmente diseñados para que adquiera la consistencia y temperatura adecuada. Sus dos principales aplicaciones en belleza son como tratamiento reductor y como tratamiento suavizante e hidratante para la piel.

¿Cómo se usa la parafina?

La parafina se calienta para derretirla. En los salones de belleza y spas se dispone de un aparato especial que se encarga de derretirla y mantenerla a la temperatura ideal.

maquina300x267

La parafina se calienta para derretirla.

Recientemente han aparecido versiones de este aparato para usarse en la casa. Antes de inventarse estos aparatos la parafina se ponía a derretir a baño Maria. La parafina puede obtenerse en tiendas de manualidades o tiendas de productos de estética.

Una vez que la parafina se derrite la temperatura tiene que ser caliente pero agradable al tacto.

Tratamientos reductores con parafina

Para este tratamiento se utiliza parafina en estado líquido, a una temperatura elevada. El tratamiento reductor con parafina es ideal para aplicar en caderas y piernas, que es donde más se suele acumular la grasa, aunque –exceptuando la cara- se puede realizar en cualquier parte del cuerpo.

El tratamiento con parafina reductor dura aproximadamente una hora y tiene dos fases:

En la primera fase, se aplica la parafina sobre la zona a tratar a una temperatura cálida (ojo, no quemar a la paciente) acompañando la aplicación de un masaje que active la circulación. Una vez aplicado, sumamos calor aplicando mantas térmicas de modo que estimulemos la transpiración y se eliminen toxinas. Esta fase busca la vasodilatación a través de la aplicación de parafina y calor.

reductores300x184

Parafina reductora.

En la segunda fase, lo que haremos es, primero, retirar el calor y la parafina, para luego aplicar frío y provocar una vasoconstricción. Aplicamos en esta segunda fase, para obtener mejores resultados, cremas con activos reductores con un masaje en la zona.

Tratamientos hidratantes y suavizantes con parafina

La parafina se utiliza también con muy buenos resultados en tratamientos suavizantes e hidratantes de la piel. En este tipo de tratamientos también se aplica en su estado líquido, consiguiendo que la piel realmente aparezca mucho más suave e hidratada. Para obtener un resultado realmente bueno es aconsejable que el tratamiento lo realice un profesional.

El tratamiento con parafina caliente funciona de la siguiente manera: La queratina caliente hace que la humedad de la piel suba a las capas superiores. Sin embargo, la parafina endurecida es impermeable y esa humedad no puede salir con lo que vuelve a la piel hidratando cada nivel de ella de un modo profundo.

Procedimientos para aplicar la parafina

Primer método:

  • Limpiar y desinfectar la zona a tratar a conciencia.
  • Aplicar con un leve masaje una crema humedectante sobre la zona.
  • Calentamos la parafina en un calentador de parafina a una temperatura elevada pero que no supere los límites de tolerancia de la piel.
  • Para aplicar la parafina sobre la zona a tratar podemos sumergir la zona muy despacio (ideal para las manos o pies) o bien aplicar la parafina con un pincel si la zona no fuera sumergible. Si lo hacemos por inmersión, en manos y pies, intentar que los dedos estén lo más separados posibles.
  • Repetimos este proceso de aplicar parafina tres o cuatro veces, según sea el espesor de la parafina, hasta conseguir un grosor adecuado.
  • Una vez aplicada la parafina, procedemos a cubrir la zona con plástico, o introducirla en un plástico si fuera posible (ojo, en la cara no es procedente o se asfixiaría nuestro cliente) y la cubrimos con toallas para evitar que se vaya el calor.
  • Es importante que no se mueva la cliente mientras esté puesta la parafina ya que ésta tiende a resquebrajase y si eso sucede no surte efecto el tratamiento. Cuando la parafina se sienta fría, se retira cuidadosamente.
  • La piel aparece tras este tratamiento con parafina mucho más suave y resplandeciente, como la seda.

Segundo método:

Para aplicar la parafina, la zona a tratar debe estar muy limpia y desinfectada, y es recomendable aplicar una crema humectante.

  • La parafina debe ser calentada en un calentador apropiado a temperatura elevada, entre 45 y 55 grados.
  • Después se aplica la parafina, pudiéndose aplicar de dos modos:
  • Sumergiendo la zona a tratar en el recipiente donde se ha puesto laparafina, separando los dedos para cubrir toda la superficie a ser tratada. A continuación, se retiran las manos o los pies y se espera a que la parafina se solidifique.
Aplicación con brocha.
  • Pincelando la parafina sobre la zona a tratar, pasando una brocha o pincellas veces que haga falta para conseguir una capa con un espesor adecuado.
  • Aplicada la parafina, se cubre la zona con una sustancia aislante, papel preparado o plástico, además de toallas para mantener el calor. Es importante que el cliente no se mueva para evitar que la parafina pueda romperse.
    Pasados unos quince minutos, se retiran los envoltorios y la parafina con sumo cuidado.

La parafina fría

Últimamente se está extendiendo el uso de la parafina fría en los centros de estética. De hecho, tiene los mismos beneficios que la parafina caliente, con la ventaja de no tener que calentar el producto. De este modo, al aplicar la parafina fría se puede extender más fácilmente y hacerla penetrar mediante un masaje más agradable.

La parafina fría se aplica en gel sobre la piel y se envuelve la zona a tratar con papel osmótico para iniciar la vasodilatación. Pasados veinte minutos, se retira el exceso de producto con un esponja humedecida y se finaliza el tratamiento con la aplicación de productos relajantes.

Fuentes: Wikipedia.org/ beautymarket.es/ esteticaynegocios.com.ar/ blog.quieru.com/ lindisima.com

Etiquetado con: